MTO_1800.jpg

EL LODO QUE FUIMOS

Encontramos en el final de la obra clásica Antígona la excusa perfecta para desarrollar una creación totalmente original y actualizada.

Tomando como punto de partida el escenario apocalíptico que se describe al final de la obra, en el que se evidencia el fracaso rotundo de un rey que, desoyendo los consejos de personas de su confianza y negando aspectos humanitarios para mantener su autoridad, se ve envuelto en una secuencia de desastres que lo conducen al fin de su mandato, se construye El lodo que fuimos.

Una parábola que nos permite tratar temas de rotunda actualidad como son el cambio climático y las relaciones de poder, contada a través de dos personajes arquetípicos del teatro universal: el Rey y su Bufón que, utilizando el lenguaje del absurdo, nos invitan a hacer una
reflexión sobre las consecuencias de nuestros actos. Una llamada a la necesidad urgente de integrar en nuestras vidas valores de cuidado y respeto hacia los demás y hacia al planeta para no llegar a ese escenario catastrófico que muestra la obra.

Utilizamos así los cuestionamientos que como sociedad nos venimos planteando desde tiempos inmemoriales y sobre los que Sófocles escribió ya en el 440 a.C. para volver a revisarlos desde una mirada contemporánea.

FICHA ARTÍSTICA Y TÉCNICA

Intérpretes

Isabel Cabrera

Mónica Aguiar

Espacio sonoro

Virginia Arencibia

Escenografía y atrezo

Elvira Etayo

Vestuario

Silvia Grimaldi

Iluminación

Cristina Alba

 

Ayudante de dirección

Sara Álvarez

 

Dramaturgia y dirección

Mónica Aguiar

© 2012 Mónica Aguiar